26 de febrero de 2016

Storytelling with Rocks



5 Story Stones Ideas :: Storytelling with Rocks




We’ve done a lot of rock arts and crafts in our home, but we have yet to make story stones. It’s on our activity list for this afternoon, though, and I can’t wait!

In preparation, I’ve collected a few resources and posts with story stones ideas…

There are so many ways to make story stones!

I’ve seen story stones made with acrylic paint, fabric collage, magazine collage, Sharpie oil-based paint pens, and Sharpie permanent markers.
(I haven’t decided which way to do it ourselves yet. Probably acrylic paint. But really, I want to try them all.)

And the sky’s the limit in terms of the items you depict on your stones. Or how you use your story stones to tell a story.

continue reading "5 Story Stones Ideas"



Story Stones Ideas and Show Me a Story Book
Publicado en ArtfulParent.com

25 de febrero de 2016


Tras morir este hombre en la residencia,
las enfermeras encuentran algo que cambia sus vidas


 
Miles de ancianos esperan a diario la visita o llamada de sus familiares en las residencias. Pero a menudo sus corazoncitos cansados de latir sufren una gran decepción al final de sus vidas. Cuando un hombre al que las enfermeras únicamente ven como a un cascarrabias muere, estas se disponen a limpiar su cuarto. Allí encuentran algo que les arrancará lágrimas de amarga emoción. Entre las pertenencias del paciente, recuerdos de toda una vida, encuentran este poema:


¿Qué veis vosotras, enfermeras? ¿Qué veis?
¿Qué pensáis cuando me veis?
Un viejo cascarrabias, no muy listo.
Con hábitos extraños y mirada distante.
Al que la comida le cae por la comisura de los labios y nunca responde.
Al que decís en alto: „Al menos podría intentarlo“.
Que parece no darse cuenta de las cosas que hacéis.
Y que siempre pierde algo. ¿Un calcetín o un zapato?
Que, oponiendo resistencia o sin oponerla, os deja hacer.
Que ocupa sus largos días con el baño o la comida.
¿Es eso lo que pensáis? ¿Es eso lo que veis?
Pues entonces abrid los ojos, enfermeras, vosotras no me veis.
Os diré quién soy, ahora que estoy sentado
haciendo lo que me decís y comiendo cuando me pedís:
Soy un niño de 10 años, con padre y madre,
hermanos y hermanas, que se quieren.
Un chico de 16 con alas en los pies,
que sueña con encontrar pronto el amor.
Un novio con 20, al que el corazón le brinca.
Que recuerda los votos que prometió cumplir.
Que con 25 ya tiene sus propios niños,
A los que ha de guiar y dar un seguro hogar.
Un hombre con 30, cuyos hijos crecen rápido.
Unidos los unos a los otros con lazos que han de durar.
Con 40, mis jóvenes hijos han crecido y se han ido.
Pero mi mujer está conmigo para ver que no entristezco.
Con 50 vuelven a jugar bebés en mi regazo.
Volvemos a conocer a niños, mi amor y yo.
Días oscuros sobre mí, mi mujer ha muerto.
Miro al futuro y me estremezco.
Mis hijos tienen sus propios hijos.
Y pienso en los años y en el amor que conocí.
Yo soy ahora un viejo. La naturaleza es terrible.
Me río de mi edad como un idiota.
Mi cuerpo se viene abajo. Gracia y fuerza se despiden.
Ahora solo queda una piedra, donde latía un corazón.
Pero en esta vieja carcasa aún vive un hombre joven.
Y mi maltrecho corazón se hincha.
Me acuerdo de las alegrías, me acuerdo de las penas.
Y vivo y amo, todos los días.
Pienso en los años, tan pocos y que se fueron tan rápido.
Acepto el hecho de que nada puede quedar.
Así que abrid los ojos. Abridlos y mirad.
Nada de viejo cascarrabias.
Mirad más de cerca. ¡Vedme a MÍ!

No asumas que el viejito de tu lado ya no ve nada. Él vive y siente como tú. En cada uno de nosotros late un corazón que se mantiene joven aunque el cuerpo se estropee. Recuerda las palabras de este anciano siempre que veas a una persona mayor, y compórtate como se merece. Comparte este poema con tus amigos y recuérdales que el corazón no envejece.



FUENTE: El Club de los Libros Perdidos
http://elclubdeloslibrosperdidos.blogspot.com.ar/2016_02_01_archive.html

23 de febrero de 2016

Colección Antiprincesas,

"Libros cuentan las historias de mujeres
que no se conformaron con los lugares que la sociedad les imponía."


Conversamos con la periodista Nadia Fink, autora de los textos que conforman la Colección Antiprincesas, que propone contar las historias de las mujeres heroínas de América Latina, en oposición a las historias tradicionales, en su mayoría protagonizadas por hombres, que cuando tienen a una mujer como protagonista ésta es una princesa, cuyos atributos principales son la belleza y la simpatía.

Estos libros cuentan las historias de mujeres que no se conformaron con los lugares que la sociedad les imponía (o sus esposos, o sus padres, o sus hermanos) y salieron a hacer sus propios caminos. Entre ellas la de Frida Kahlo, Juana Azurduy o la de Violeta Parra.



Marzo 21, 2016: Siembra Mundial de Libros

"La ley de la cosecha es cosechar más de lo que se siembra.
Siembra un acto, y cosecharás un hábito.
Siembra un hábito y cosechas un carácter.
Sembrar un carácter y cosechas un destino"

- James Allen

 

 

¿Cómo se participa de las Siembras mundiales de Libros?






¿Dónde?

Participar de las Siembras de Libros es muy simple, cualquiera puede hacerlo en cualquier pueblo o ciudad del mundo donde se encuentre y no necesitas más que un libro, la voluntad de regalarlo a alguien que no conoces.

Ya ha participado gente en todo el mundo, desde Argentina, Uruguay, México, Japón, Canadá, Irlanda, España, Costa Rica, Chile, Perú, EEUU, Alemania, Italia, Colombia, Inglaterra, Sudáfrica, Australia, y muchos otros países más, así que no estarás solo y mientras más seamos, mejor será.


¿Cómo?

Este maravilloso evento que organiza El Club de los Libros Perdidos ya cuenta con más de un millón de participantes en los años que se lleva haciendo. Y a ti sólo te llevará cinco minutos sumarte a esta aventura.







La idea es "sembrar" (dejar) un libro en un espacio público (farmacia, mercado, bar, transporte público, cine, museo, etc...). Pueden participar de la propuesta todos aquellos que lo deseen liberando un libro el próximo 21 de marzo de 2016 en el lugar donde vivan o se encuentren en ese momento.

Para participar, deja un libro en un espacio público con una dedicatoria en una de sus páginas que indique:

- Que el libro forma parte de "El Club de los Libros Perdidos".

- Que es de quien lo encuentre pero que al finalizar su lectura deberá ser liberado, para que pueda ser disfrutado por otras personas nuevamente.

- El día y el lugar en dónde fue perdido, así en cada siembra será posible saber por dónde ha viajado.

¡Muchas gracias por participar de esta gran cruzada y compartir la iniciativa con tus amigos!

Se trata del evento más importante del Club y se hace cada 21 de marzo, 21 de junio, 21 de septiembre y 21 de diciembre.



¿Por qué participar?

Pues porque le regalarás a alguien un tesoro. Un simple libro viejo y empolvado que quizás no recordabas que tenías en tu biblioteca, puede despertar en quien lo encuentre las ansias de lectura.

Esa persona puede estar necesitando justamente ese libro, o justamente ese gesto de generosidad anónimo, y con simplemente ese regalo, podrías cambiar su vida. Y en todo caso, regalarlo también será una aventura para ti, imaginar quién lo encuentra, quién de los que lo vean lo tomará, ver su expresión de gozo, te prometo que te contagiará a ti también. Yo lo he hecho y así fue, ¡inténtalo y verás!

Muchos participan de esta actividad sembrando docenas de libros, con sus familias, con sus estudiantes y maestros, no hay límites ni más condiciones que las mencionadas antes, así es que son todos bienvenidos a participar.



Fuente: El Club de los Libros Perdidos

22 de febrero de 2016

Los abuelos son seres humanos como tú








"El verdadero viaje de descubrimiento consiste

en buscar nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos."

Marcel Proust





Aldo Tonelli, ilustrador

"¡Ilustraciones para ser feliz!"
facebook.com/dg.aldotonelli


----
Colaboración de Claudia Guzmán, estudiante de Pedagogía Sistémica CUDEC en Puerto Rico
 

Dos lobos en el corazón

Una leyenda india nos permite reflexionar sobre nuestro poder de decisión.

Un viejo indio decía a su nieto: "Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión."

El nieto preguntó: "Abuelo, dime ¿cuál de los dos ganará la pelea en tu corazón?"

El abuelo contestó: "Aquel que yo alimente"



----
Colaboración de Claudia Guzmán, estudiante de Pedagogía Sistémica CUDEC en Puerto Rico