24 de diciembre de 2014

Hoy es Noche Buena y mañana es Navidad…

Que esta Navidad sea una celebración
de vida a la vida en conciencia y en congruencia.

¡¡Feliz Navidad 2014!!


Hoy es Noche Buena y mañana es Navidad… muchos utilizamos este tiempo para repetir esta oración… Que esta noche sea repetida en conciencia y contribuyamos a un mundo de paz, de amor, de profundo respeto a la vida.


Padre Nuestro que estás en el cielo

Y cuando empiezo la oración me doy cuenta que estoy reconociendo y declarando que todos, “absolutamente todos los seres humanos de esta tierra son mis hermanos”.
Los que me gustan y los que no me gustan. A los que quiero y a los que no quiero. Con los que estoy de acuerdo y con los que no. Los que creen en ello y los que no creen.
Y esto implica tratarlos con el amor con que trataría a un hermano, mirarlos con los ojos de inclusión con los que miraría a un hermano.

Santificado sea tu nombre

La palabra “santo” viene del latín “sanctus” que significa consagrado.
El término “consagración” deriva del latín “consacrare”, que significa hacer sagrado.
En este sentido, el término “sacro”, significa aquello que hago objeto de respeto, de honra.
Por lo tanto cuando santifico su nombre, lo que estoy diciendo es “lo honro con mi decir y mi actuar”. Es la promesa que hacemos de vivir en el día a día lo que estamos declarando.

Venga a nosotros tu reino y hágase tu voluntad aquí en la tierra como en el cielo

¿Cuál es su reino? ¿Qué sucede en el cielo? ¿Qué estamos pidiendo con esta afirmación?
Y aquí podría ahondar muchísimo, es la razón por la que estudié y amo la Visión Sistémica®
Cuál es el reino completo de Dios, quizás no lo sepamos, pero conocemos al menos una parte, el universo.
Y si bien el universo tiene muchas formas de comprenderse, parece que hay una en que todos los enfoques concuerdan: es un sistema vivo.
Y los sistemas vivos tienen una característica: son vida y están orientados hacia la vida.
Luego entonces, lo que estamos diciendo es “Doy la bienvenida a la vida y acepto regirme por las leyes de la vida, porque es tu voluntad”.
¿Será que me doy cuenta al decir esto que estoy asintiendo al profundo respeto de la vida? De la mía y de la todos los demás. 

Danos hoy nuestro pan de cada día

Si todos los que rezamos esta oración tuviéramos conciencia de lo que decimos cuando expresamos esta frase, en el mundo no habría pobreza, no habría hambre, no habría desbalances, ni desequilibrios.
En las versiones modernas la frase se ha modificado por “Gracias por el pan nuestro de cada día”.
Y me gusta porque es la profunda certeza de la total suficiencia de la vida para la vida.
El tema es que la mayoría de nosotros hemos perdido esa confianza, hemos olvidado esa suficiencia, se nos ha quedado atorada en el camino y entonces optamos por conductas de abuso, de almacenamiento excesivo, de desesperación y desconfianza.
Creo que el mundo sería muy diferente si nosotros recordamos, cuando repetimos esta oración, su profundo significado: Gracias porque me das todo lo que necesito para estar en la vida (soy suficiente)”.
 

Perdona nuestra ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

La palabra “perdonar” viene del prefijo “per” que significa “acción completa” y de “donare” que significa “dar, regalar”.
Perdonar es entonces la “acción completa de regalar”.
Lo interesante de la frase es que condiciona la “acción de regalarnos” en función de “cómo regalamos”.
Y muchos de nosotros queremos ser “regalados sin regalar”.
¿Qué regalo le estás haciendo al que te hizo daño? ¿Qué regalo le estás haciendo al jefe que no te cae bien? ¿Qué regalo le estás haciendo a la persona que te ofendió?
Esta frase es una invitación a mirarnos los unos a los otros con ojos de igualdad, de humildad, de benevolencia, porque lo que estamos diciendo es Regalo (amor, compasión, comprensión, etc.) en la misma medida que quiero recibirlo

No nos dejes caer en la tentación y líbranos de todo mal.

La palabra tentación viene del latín “temptatio”. “Temptare” en su forma de verbo, que significa “sondear, intentar, experimentar, probar”.
El origen de la palabra mal lo encontramos en la Roma antigua, se refería a las enfermedades que ponían en riesgo la vida. Está “malo” “mala” significaba esta enfermo, está en desgracia, en daño hacia su vida.
Entonces lo que decimos casi para cerrar es (puesto en afirmación):
“Que experimente esto cada día y tenga salud”. 





Fuente: KatiaDelRivero.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario